viernes, 30 de octubre de 2015

¿SABES QUIEN ERES REALMENTE?

En uno de los viajes que realizaba por razones laborales, hace algunos años, conversaba con un colega sobre la importancia de conocernos, saber cuáles son nuestras debilidades, nuestros puntos fuertes, en razón que dichas características nos impiden alcanzar nuestros objetivos o nos catapultan para alcanzarlos.

Plan Estratégico Personal


De esta manera, le pregunté a mi compañero, si podía describirme y lo que me dijo me impactó. Si bien tenía muchos puntos fuertes, tenía muchos negativos que yo  ignoraba.

¿Cómo no había podido darme cuenta?. Siempre me consideré una persona reflexiva y crítica conmigo, pero la descripción de mi amigo fue tan apabullante (como si Hulk me hubiera pasado por encima), unido al hecho de varios ejemplos que confirmaban sus críticas, que debí aceptar que la propia visión de mi YO, estaba sesgada.

No está demás contarles que no pude dormir esa noche, y varias noches posteriores, porque tenía más puntos negativos de los que había creído y algunos, que consideraba fuertes, solo lo eran en mi imaginación.

¿Por qué no me di cuenta?

Es normal y muy fácil para las personas juzgar las aptitudes y comportamientos de aquellos que tienen a su alrededor. Sin embargo, es muy difícil ser críticos con uno mismo. No me refiero a que sea imposible sino que podemos obtener resultados sesgados, básicamente por dos motivos:

  • Somos excesivamente rigurosos con nosotros mismos. Existen las personas que al realizar una  autoevaluación no tienen ningún punto positivo. Esto es muy peligroso porque puede dañar nuestra propia autoestima.
  • Somos poco rigurosos. Consideramos cualquier característica que tenemos como excesivamente positiva. Este extremo también es peligroso, porque nos hace creer que tenemos ventajas sobre otras personas que solo existen en nuestra imaginación.


Es normal que las personas cometan alguno de estos errores, por esta razón, es deseable que, luego de nuestra evaluación personal, contrastemos los resultados con otra persona, que nos conozca bien y en la cual confiemos.

En la preparación de un Plan Estratégico Personal, paso siguiente  es lo que se conoce como Análisis Interno, que es en realidad la respuesta  a una pregunta:
 
¿Sabes quién eres realmente?

Lo que buscamos es lo que se conoce comúnmente como Fortalezas y Debilidades.
Las fortalezas o puntos fuertes, son las capacidades y recursos que tengo y que me dan una ventaja sobre los demás.

Las debilidades o puntos débiles, son los elementos, actitudes o características que tengo, que constituyen barreras para lograr mis objetivos.

Para identificarlos, lo recomendable es tratar de responder las siguientes preguntas y anotar las respuestas en un papel, haciendo una lista, pero lo más importante es: Se sincero contigo mismo.


Fortalezas
¿Qué capacidades tengo?
¿Qué actividad es la que más me apasiona?
¿Qué hago mejor que los demás?
¿Tengo la experiencia suficiente?
¿Qué creen los demás que hago bien?                                                                               
¿Hablas algún idioma? (esto está considerado como una oportunidad en caso de manejar otro idioma o como amenaza en caso contrario)
¿Sabes trabajar en equipo?
¿Eres especialista en alguna materia o campo importante?
¿Qué recursos tienes?

Debilidades
¿Tengo la experiencia suficiente?
¿Qué aptitudes o capacidades debo mejorar o aprender?
¿Qué aptitudes o capacidades debo atenuar o sustituir?
¿Qué hago peor que los demás?
¿Qué creen los demás que hago mal?
¿Sabes trabajar en equipo?

¿Qué puedes mejorar?

viernes, 23 de octubre de 2015

PLAN ESTRATEGICO PERSONAL Y PROFESIONAL - EVALUACIÓN PERSONAL

EVALUACIÓN PERSONAL

Hace unos meses fui expositor en un seminario sobre "La influencia de la tecnología en la Estructura de los Ejércitos del Futuro". En dicha exposición participaron jóvenes cadetes de la Escuela Militar del Ejército. 

Cuando les consulté como serían los ejércitos del futuro, muchos me contestaron sobre soldados parecidos a Iron Man, robots, aviones invisibles, drones. Mi siguiente pregunta fue: 

¿Y que necesitamos para alcanzar ese nivel? 

¿Qué cambios debemos realizar en nuestra estructura interna? 

¿Cómo afectan las tecnologías desarrolladas por otros países, nuestra visión de futuro? 

Cuando uno perfila una visión de futuro, uno de los pasos más importantes es conocer donde estamos, para conocer qué acciones debemos realizar. Debemos recordar que entre mi Yo de Hoy y mi Yo del Futuro hay un espacio que debe ser llenado y construido, pero como saber si necesito 5, 10 o 20 ladrillos? 

Una vez que ya tienes una visión clara de tu futuro y en cuanto tiempo piensas concretarla, viene a tu mente la siguiente pregunta: 

¿Y ahora qué hago?

¿Por dónde empiezo?

¿Estoy preparado para llevarla a cabo?

¿Tengo la experiencia suficiente? 

Cuando inicie este blog, comentamos el concepto de Zona de Confort y Zona de los Audaces, esta última, es el lugar donde los sueños se hacen realidad. Pero en muchos casos, alcanzar esos sueños requiere de una preparación que probablemente no se tenga en este momento. Eso no significa permanecer en la zona de confort, sino ser lo suficientemente astuto para conseguir ese sueño, debes prepararte, pero para ello debes saber exactamente quién eres, que habilidades tienes, tus debilidades, ser lo más crítico y sincero posible. 






La evaluación personal, que a nivel empresarial se llama análisis de oportunidades y amenazas externas y la determinación de las fortalezas y debilidades internas, ayuda a las personas a conocerse mejor y, posteriormente, establecer los objetivos a largo plazo que nos permitan alcanzar nuestra visión de futuro. 

Las oportunidades y las amenazas, se refieren a las tendencias y sucesos económicos, sociales, culturales, demográficos, políticos, legales, gubernamentales, tecnológicos y competitivos que pudieran beneficiar o dañar una empresa, o en este caso a una persona en el futuro. Las oportunidades y amenazas están fuera del control de las personas, por lo que se le conoce como factores externos. Es muy importante conocer estos factores, porque al momento de desarrollar nuestras estrategias, lo que se busca es aprovechar las oportunidades externas y reducir o evitar el impacto de las amenazas externas. 

De otro lado, las fortalezas y debilidades; se refiere a nuestra experiencia, capacitación y limitaciones personales. Son las actividades que sí se pueden controlar, por lo que se les conoce como factores internos. Conocer estos factores es importante, porque se busca estrategias que permitan aprovechar las fortalezas internas y superen las debilidades internas. 

En los siguientes post analizaremos cada uno de estos pasos, pero te agradeceré puedas ir respondiendo las siguientes preguntas: 

¿Tengo la preparación/experiencia suficiente? 

¿De qué aptitudes carezco, para alcanzar mis objetivos? 


¿Qué actividades me apasionan? 


¿Qué es lo que hago mejor que los demás? 


¿Hay mucha competencia en el sector? 


¿Qué aspectos externos pueden facilitarme conseguir mis objetivos? 


¿Qué recursos tengo que me acercan a conseguir mis objetivos? 


Finalmente, les dejo una interesante entrevista a Steve Jobs, sobre su visión de futuro.


video



Fuente original: La Visión de Futuro según Steve Jobs



Plan Estratégico personal y profesional 
Visión de Futuro 
Zona de Confort 
Zona de los Audaces 
Evaluación Personal 
Oportunidades y Amenazas 
Fortalezas y Debilidades

jueves, 15 de octubre de 2015

Y EL FUTURO – ¿CUANDO LLEGA?

En varias conferencias que he realizado, tiendo a hacer la misma pregunta… ¿Cómo te ves de aquí a 10 años?; sin embargo, muy pocas personas me han preguntado ¿Por qué?

Una vez mientras conversaba con unos amigos les hice una pregunta diferente, ¿Cómo te ves en el futuro?. Muchos me respondieron que dueños de sus propias empresas, con dinero y reconocidos profesionalmente. A lo cual agregué, y eso será cuando seas joven o seas ya mayor?; a esta repregunta, me respondieron “será pronto”. 

Algunos años después, recordé esta anécdota y les pregunté si ya tenían sus empresas, si tenían dinero y si eran reconocidos profesionalmente; me indicaron que estaban trabajando en ello y el momento ya llegará. Espero sinceramente que el momento llegue pronto.

Como pueden observar, uno puede tener la mejor visión de futuro, pero si esta visión no tiene un plazo, es muy probable que el futuro nunca llegue. Como en los planes estratégicos de las empresas y corporaciones, es importante plantearnos un plazo para llevarlo a cabo, ya que nos permite establecer una serie de acciones que contribuirán que ese futuro que deseamos se convierta en nuestro presente. Nos permite establecer que acciones son necesarias realizar en el corto, mediano o largo plazo, de forma ordenada.

Asimismo, el plazo nos permite controlar nuestro nivel de avance, controlar si estamos en el tiempo correcto o nos hemos atrasado. En tal sentido, permitirá reestructurar el plazo de nuestra visión de futuro, si fuimos muy optimistas en el plazo planteado inicialmente. Como ya mencioné anteriormente, el Plan Estratégico Personal no está escrito en piedra, y puede ser actualizado, si las circunstancias que le dieron origen cambian o si las acciones planteadas no se cumplen en los plazos establecidos.

Por ejemplo, si mi visión es ser un abogado exitoso y aún no inicio mis estudios, debo tomar en cuenta que concluir la universidad probablemente tome unos 5 a 6 años. Posteriormente, me tomará 2 o 3 años trabajar como abogado junior en un buffete de abogados. Finalmente, entre 2 o 3 años mas, si tomo la iniciativa de posicionar y consolidar un buffete de abogados propio. Entonces, nuestra visión, en el mejor de los casos, nos tomará entre 8 y 10 años. 

Pero ¿Por qué 10 años? Es una decisión personal, dado que es una forma muy simple de explicar porque la visión de futuro debe siempre establecer un plazo, relativamente largo, para ser ejecutada. En mi ejercicio profesional, siempre he considerado metas menores a 10 años, de mediano o corto plazo. Sin embargo, el plazo depende mucho de las acciones que ha planeado para concretar su visión de futuro.

Quiero finalizar compartiendo con ustedes un increíble video, de una entrevista realizada hace varios años a dos grandes visionarios que con sus acciones cambiaron el mundo: Steve Jobs y Bill Gates.